Leandro Augsburguer y un fin de semana soñado para él y el pádel misionero

Podría parecer exagerado, pero no lo es… El máximo jugador de todos los tiempos del pádel, el argentino Fernando Belasteguín (más de 16 años cómo N°1 del Mundo), dijo una vez «para poder llegar a donde estoy, perdí muchos más torneos de los que gané». Este domingo, el misionero Leandro Augsburger, junto a su compañero el bonaerense Julián Lacamoire pusieron punto final a un fin de semana soñado, tras perder en semifinales del AJPP 3500 y Copa Montecarlo Internacional Sports que se disputó en Vicente López, Buenos Aires.

Soñado porque estos chicos de apenas 16 años lograron avanzar desde la Qualy e instalarse en el cuadro final donde no pararían hasta las semifinales de lo que es el mayor torneo del pádel profesional argentino previsto, hasta el momento, en el calendario 2021 de la Asociación de Jugadores Profesionales de Pádel Argentino.

Soñado porque, pese a la posible frustración por la derrota ante otros dos jóvenes pero más fogueados como Maximiliano Sánchez Blasco (24 del país) y Santiago Rolla (26 del país), Augsburger y Lacamoire lograron una hazaña, escalando desde abajo para abrirse paso y quedar ente las mejores cuatro parejas de uno de los principales torneos AJPP que da 3.500 puntos para el ranking profesional argentino y 10 mil dólares en premios, pero además que forma parte del circuito internacional APT Pádel Tour, otorgando 200 puntos para este ranking.

Soñado porque entraron como una pareja más, y terminaron como una de las mejores. Soñados porque con su juego, sus ganas, su vocación y profesionalismo -teniendo ambos apenas 16 años- hicieron vibrar a cientos de espectadores y amantes del pádel que, desde ahora, no olvidarán sus nombres.

Soñado para Leíto Augsburger porque sigue demostrando que no es casualidad haberse coronado Campéon Mundial de Menores y último campeón del AJPP 500 disputado hace un par de semanas atrás en Entre Ríos.

Soñado porque Leíto Augsburger, como se dijo en una crónica anterior, se transformó en el mayor referente del pádel profesional de Misiones, llevando los colores de la tierra colorada a lo más alto del circuito oficial argentino.

Soñado porque con estos resultados Augsburger demostró ser uno de los jugadores del circuito profesional más peligroso en cualquiera de las superficies.

Soñado porque con tan sólo 16 años el camino que comenzó a recorrer este gurisito misionero recién comienza.

Soñado porque mientras muchos jugadores recién alcanzaron resultados como estos en el techo de su carrera profesional, Leandro Augsburger y Julián Lacamoire los están logrando apenas iniciando su recorrido en este deporte.

Soñado para ellos, aunque aún por la adrenalina y el afán de ir a por todo no «caigan» en lo que realmente consiguieron.

Soñado también para toda una provincia que estuvo pendiente hasta el último punto del transitar de Augsburger y su compañero en este AJPP 3500, y que, seguramente, partido a partido seguirá ganando más adeptos, más seguidores que en cada torneo con emoción e ilusionados, soñarán junto a él…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + tres =