La Nación gasta en Capital Federal 9 veces más que en el resto del país

Un informe presentado esta semana por el Instituto para el Desarrollo Social Argentina (IDESA), muestra la gran diferencia que existe en la preferencia al momento de asignar los recursos entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), y el resto del país.

El informe del IDESA, en base a los datos de el Presupuesto previsto por el Ejecutivo Nacional para 2018, muestra una gran desigualdad, ubicando a la Ciudad de Buenos Aires en una posición de privilegio, dado que en ella el presidente Mauricio Macri proyecta erogar $121 mil por habitante, mientras que en Misiones como en el resto de las provincias el gasto será de $14 mil por habitante.

En este contexto, los economistas de IDESA tejen un paralelismo entre la situación de Cataluña y el centralismo que se vive en Argentina. «Una de las principales motivaciones de las aspiraciones independentistas de Cataluña son las asimetrías fiscales. Si bien en la Argentina, por ahora, no se vislumbra el surgimiento de movimientos similares, las distorsiones en la administración de los fondos federales debería ser motivo de preocupación», sostienen en la introducción a su informe, afirmando que «dos ejes claves son respetar las autonomías provinciales y explicitar la solidaridad hacia las zonas más rezagadas».

Es que para el Instituto que dirige el prestigioso Jorge Colina, «las secesiones, en general, irrumpen en países federales con asimetrías de niveles de desarrollo entre regiones y un Estado nacional absorbiendo muchos recursos para redistribuirlos en favor de algunos y en desmedro de otros·, y en este sentido evalúan que «si bien en la Argentina prevalece el sentimiento de cohesión nacional, la fuerte centralización de recursos y su manejo discrecional, además de ser un factor de atraso, es fuente de tensiones», y hasta ven que si este proceso se profundiza aún más, pueda llegar a generar «riesgos de dar pie a movimientos políticos desintegradores».

Yendo directamente a los números, el IDESA expone que según el Presupuesto Nacional 2018, el año próximo la Nación absorberá el 58% de los recursos tributarios –excluyendo los recursos de seguridad social, que en su totalidad se derivan a la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES)–, mientras que las provincias recibirán el 42% restante. Con los recursos tributarios que recibe la Nación, se hará la siguiente distribución geográfica del gasto:

  • Tomando al país en su conjunto se prevé gastar $21 mil por habitante.
  • En la Ciudad de Buenos Aires se proyecta erogar $121 mil por habitante.
  • En el resto de las provincias el gasto será de $14 mil por habitante.

El informe continúa señalando que estos datos muestran una abismal asimetría del gasto nacional entre la Ciudad de Buenos Aires y el resto de las provincias. La Nación proyecta gastar en la Ciudad de Buenos Aires 9 veces más por habitante que en el resto del país. Si bien son varios los factores que explican esta diferencia (algunos justificados por ubicarse en CABA la sede de gobierno), el más importante es que el Estado federal se hace cargo –con fondos nacionales–, de proveer servicios públicos de agua, luz, gas, colectivos, trenes urbanos y el servicio de justicia en lo civil, comercial, penal y laboral, entre otras funciones, a la Ciudad de Buenos Aires. Mientras que en el resto del país estas funciones las ejecutan los estados provinciales con sus propios recursosen Ciudad de Buenos Aires las gestiona y financia la Nación.

En una entrevista reciente realizada a Colina por un medio nacional, el economista aporta un dato que da mayor relevancia aún a lo que indica el presente informe del IDESA, al poner en consideración que en el Presupuesto previsto por la Nación para 2018, «de los $ 88.000 millones destinados a infraestructura de transporte, $ 49.000 millones (56%) son para el desarrollo del transporte urbano en el Área Metropolitana de Buenos Aires, y el resto para el Plan Nacional Vial (rutas nacionales)».

Para los especialistas del Instituto para el Desarrollo Social Argentino, «la utilización de recursos federales para proveer servicios en la Ciudad de Buenos Aires es una herencia no resuelta de cuando existía la Capital Federal. Su desarticulación es tan importante como urgente ya que implica usar fondos nacionales para subsidiar a la zona más rica del país. En lugar de promover el equilibrio, los fondos federales terminan siendo usados para profundizar las brechas de desarrollo entre regiones».

«Un ejemplo ilustrativo de buen funcionamiento federal en el marco de fuertes disparidades de desarrollo entre regiones lo brinda Alemania con la reunificación. A la ciudad de Berlín se la adoptó como capital y se le dio autonomía para que provea con medios propios los servicios estatales a sus habitantes. En paralelo, se creó un tributo especial –denominado “impuesto solidario”– cuyo destino específico es financiar la infraestructura y otras políticas de desarrollo para la ex–Alemania del Este. Con este esfuerzo solidario más políticas específicas (por ejemplo, regulaciones laborales diferentes), se espera que las regiones del Este tiendan a equiparar sus niveles de desarrollo. Tal es el convencimiento que ese impuesto se creó en 1991 y vencerá en el 2019. Es decir que en poco más de un cuarto de siglo se espera que los estados de esa región germana sean autosustentables y no necesiten la solidaridad del resto del país», posiciona el documento del IDESA como un ideal al cual apuntar.

De esta manera, los economistas concluyen que «una transformación en esta dirección sería muy positiva para el desarrollo armónico de la Argentina y reduciría riesgos de tensiones políticas. Los tres componentes claves deberían ser: la transferencia a Ciudad y provincia de Buenos Aires de la provisión de todos los servicios públicos, la eliminación del uso de fondos federales para ‘ayudas’ directas con destino a funciones provinciales (salud, educación, seguridad, urbanismo y vivienda), y el establecimiento de una contribución especial a favor de las provincias mas postergadas condicionada a un plan de desarrollo y un plazo determinado».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + nueve =