La información responsable debe ser una premisa siempre, pero más aún en estos tiempos…

Aunque usted no lo crea, hay periodistas, medios de comunicación, políticos que lucran en momentos tan sensibles y caros para la toda la sociedad, momentos como estos que estamos viviendo a partir de la pandemia del coronavirus.

No es novedad que hace tiempo muchos medios y periodistas han dejado de lado la responsabilidad y el deber que tienen como nexo entre la información y la comunidad. La información es un servicio público.

¿Está mal que periodistas y medios tengan fines lucro? Claramente No. Lo que está mal es que en esa ambición se olviden de cuál es su, nuestro, verdadero rol.

Lo no admisible es que medios, periodistas y dirigentes políticos quieran sacar ventaja, sin importar los métodos, en la actual coyuntura que vive el mundo, Argentina y Misiones, a partir de esta pandemia del covid-19 que cada día se lleva miles de víctimas fatales, y cientos de miles de personas afectadas de todas las edades, sexo, clases sociales e ideologías políticas.

Es reprochable que lo hagan sabiendo que buscan rédito exponiendo a personas y difundiendo falsas noticias sobre supuestos enfermos con coronavirus, creando una psicosis social, tratando así de poner bajo cuestionamiento la veracidad de la información oficial, avasallando a todos los trabajadores del sistema de salud misionero, y perjudicando a familias enteras.

Estas personas, muchos de ellos cobardes que se esconden detrás de audios y mensajes anónimos, apuntan a beneficiarse, algunos políticamente y otros económicamente (o ambas), atacando con estas «fake news» y exposiciones al Gobierno de Misiones y al sistema de Salud Pública.

Lamentablemente el virus, pese a todas las medidas de prevención, se expande en el país y ya se superó la docena de víctimas fatales.

En Misiones, mediante la reacción temprana del gobernador Oscar Herrera Ahuad, el vicegobernador Carlos Arce y el ministro de Salud, Oscar Alarcón, pudieron frenar el ingreso del covid-19 en la provincia, porque como profesionales de la Salud vieron que era la única forma de poder preservar la vida de los misioneros y que no colapse el sistema sanitario provincial.

Pero… No vivimos en una burbuja de cristal, lamentablemente, querramos o no, en algún momento va llegar, y el objetivo es estar preparados, que todos los ciudadanos estemos compromeditos con el «quedarse en casa», así como con todas las medidas precautorias posibles. Pero, en algún momento, indefectiblemente, va a llegar.

Esperemos que eso no ocurra, pero si sucede, que todos hagamos nuestra parte para contener el virus y que no se propague.

En tanto, a estas personas inescrupulosas, que juegan a sacar ventaja ante esta situación, sembrando angustia, incertidumbre y mucho más temor aún en la sociedad, realmente ojalá no les toque, pero si alguno de ellos, sus hijos o sus padres, se enferman con coronavirus, tengan muy pero muy en cuenta que, pese a todo,  los primeros que estarán ahí parar socorrerlos van a ser el propio Herrera Ahuad, Arce, Alarón y toda la gente que día tras día pone en riesgo su vida para intentar salvar la de otros, porque todos ellos ya han dado sobradas muestras de que antes de ser funcionarios son médicos, y antes que eso… defensores de la vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 11 =