Conectividad en las escuelas, el desafío de transformar al futuro en presente

No hace falta trasladarse muy atrás en el tiempo… ¿un par de años tal vez? Ir a una Escuela de la Familia Agrícola (EFA), un establecimiento educativo rural, en alguna picada, o simplemente de algún barrio alejado de las “cuatro avenidas” de la Capital provincial y hablar de Internet, de conectividad, de poder acceder al mundo del conocimiento a través de Wi-Fi les habría parecido -a los más optimistas- una cuestión a lograrse “muy en el futuro”, a los menos, una utopía, y al resto… lo que podría haber pensando el resto, mejor dejarlo ahí.

Cuando se habla de Educación, de las políticas educativas, no es sólo analizar una curricula, es la actualización y capacitación docente (no podemos esperar una juventud preparada para el futuro sin docentes previamente formados en el presente), es la infraestructura escolar, una apuesta por demás histórica en los últimos años por parte del gobierno provincial y que, en 2018, toma un nuevo significado a partir de que se continúan las inversiones en un contexto nacional de ajuste y recorte presupuestario (que llevó hasta la eliminación del Ministerio de Ciencia y Tecnología).

Educación es también trabajar sobre la problemática del aprendizaje, como los espacios de formación que se están desarrollando a partir del convenio suscrito entre el presidente de la Cámara de Representantes de Misiones, Carlos Rovira, y la firma Samsung Electronics Argentina, y que el viernes y sábado último, primero en San Pedro y luego en Posadas, abordaron trastornos como la dislexia, brindando herramientas a los educadores para poder trabajar estas situaciones en el aula.

Es la Ley de Educación Emocional, siendo Misiones una de las primeras provincias no sólo en sancionarla e incorporarla al Sistema Educativo Provincial, sino además de promover la formación docente a través de un recorrido por la Educación Emocional que aborda sus distintos aspectos brindando herramientas fundamentales del conocimiento y el abordaje en el aula.

Es la Escuela de Robótica, y su alcance cada vez mayor en toda la provincia, siendo ejemplar a nivel internacional, por su caracter de escuela pública, lo que es sinónimo de equidad en el compartir y transferir conocimiento.

Pero entonces, si hablamos de Robótica y tecnología, obligatoriamente la referencia vuelve al planteo inicial: la conectividad, esta necesidad fundamental para que todo el resto sea factible, alcanzable…

Sí, seguramente hace no muchos años atrás era impensado, tal vez sólo soñado -y únicamente por aquellos que sabían de qué se trataba-, sin embargo hoy es parte concreta de un presente que busca lograr la inclusión educativa a través del acceso a la tecnología, al saber. Es inclusión digital, sin barreras geográficas dentro de Misiones, alcanza a establecimientos escolares urbanos y rurales, a las escuelas agrícolas y también a comunidades guaraníes.

Es llegar a lugares donde la historia, en algunos casos, hay que comenzar a contarla desde cero.

Este trabajo lo viene llevando a cabo a un ritmo vertiginoso Marandú Comunicaciones S.E., la empresa estatal que del 13 de agosto a la fecha lleva conectadas ya unas 85 escuelas, y otras 47 en despliegue y cuya conectividad se concretaría en los primeros días de esta semana.

El objetivo es concluir a septiembre con 300 establecimientos escolares de distintas localidades, y llegar a fines del año próximo a cumplir un Plan de Conectividad Escolar que incluye a 1.961 escuelas de los 76 municipios misioneros.

Días atrás, el presidente de Marandú, Marcelo Rodríguez, formalizaba un convenio con las autoridades del Sistema de Provincial de Teleducación y Desarrollo (SIPTeD), por el que asumía el compromiso de llevar conectividad a todos los núcleos educativos de esta institución que, desde que comenzó a trabajar con el servicio de la empresa de comunicaciones misionera, duplicó la cantidad de egresados.

Del mismo modo, poco después, visitaba las instalaciones de la Escuela N° 484 de Nemesio Parma, en Posadas, dejando inaugurado un servicio de 20 megas de Internet.

 

Cierto es que parte de esta conectividad escolar pertenece a un contrato firmado con Educ.ar, pero fuera de este marco están tanto los núcleos del SIPTeD -muchos de los cuales ya fueron conectados por Marandú Comunicaciones antes de que se concrete el convenio con esa institución-, así como también no estaban incluidas las Escuelas de la Familia Agrícola, siendo esta una apuesta genuina del gobierno provincial por llevar equidad e inclusión.

Tal vez, una parte de la sociedad aún no entienda lo que esto realmente representa para nuestros niños, para los adolescentes, para los chicos que desde una EFA esperan encontrar oportunidades para mejorar y crecer sin dejar la chacra. Para poder dimensionar el verdadero impacto de este tipo de decisiones es fundamental colocar la mirada un poco más allá del hoy, del ahora… como en el ajedrez, mover la pieza pensando al menos dos jugadas adelante.

Este trabajo que hoy avanza en toda la provincia, y que no sólo abarca a la Educación, sino también a la Salud, la Seguridad y la comunicación en general de la comunidad, se traduce en mejor calidad de vida.

Es el desafío de transformar al futuro en presente.

Ponerlo en valor, también es una tarea de todos, porque una vez que se brindan las herramientas, saber aprovecharlas y utilizarlas adecuadamente también es un compromiso implícito de la sociedad… ¿Cuánto de todo esto imaginábamos poco tiempo atrás?

En fin…

 

Norman Federico Ullrich

REPORTE MISIONES

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 16 =