Algunos nos quieren enojados, no les demos el gusto

Por: Mónica Santos*

Efectivamente hay noticias que, mostradas de determinada manera, nos hacen saltar de indignación. Pasó ayer con los 100 mil pesos para cada diputado nacional. Sin embargo, cuando se busca el fondo de la cosa resulta que ese subsidio existió siempre, con todos los gobiernos, y lógicamente también con Cambiemos que tan campante salió a moralizar con comunicados «solicitando que se destine esa plata a la lucha contra el coronavirus».

El año pasado fue de 70 mil pesos por legislador. El presidente de la Cámara era Emilio Monzó (Pro).

¿Cuál fue la diferencia entre la aplicación que se le da todos los años a la que se le dará en 2020? Que este año, el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa definió que el aporte debe ser destinado en exclusiva, sin excepciones, a la lucha y prevención del Coronavirus.

De hecho, tal decisión fue consensuada con todos los presidentes de bloques, incluidos Cambiemos (Pro), la UCR, los frentes federales (que incluyen a la Renovación), la izquierda, la Coalición Cívica de Lilita, los socialistas, etc..

También es importante señalar que ni ahora ni en años anteriores, la plata pasa por las manos de los diputados. No la ven. Se deposita directo en las cuentas bancarias de cada entidad y en la página del Congreso están las rendiciones año por año y las ONGs beneficiadas.

Este es el ejemplo de cómo una buena intención mal comunicada termina siendo una pésima acción. A la política hay que pedirle que tenga mucho cuidado con su comunicación en crisis. No cualquiera sabe comunicar en estos tiempos, y así como nadie duda de que a los enfermos los debe atender un médico, a las acciones oficiales que se tomen en esta guerra la deben comunicar los políticos asesorados por comunicadores expertos.

Cualquier error puede generar un malestar innecesario, una decepción que le resta credibilidad al Estado, cuando la credibilidad y la confianza públicas son tan fundamentales como la salud pública y sus recursos.

Evidentemente y aún en guerra, no van a parar de intentar manipularlos y dividirnos. A los hipócritas hay que mostrarlos, exhibirlos.

No les demos el gusto. Sigamos unidos. E informemos con responsabilidad.

 

* Mónica Santos, periodista, dirigente política del Partido Agrario y Social (PAyS).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 4 =