Wellbach: la gran burocracia impuesta por la Nación desalienta la inversión MiPyMe

El subsecretario de Gobierno y electo diputado nacional, Ricardo Wellbach, en diálogo con REPORTE MISIONES, se refirió a la situación que ocupa Misiones en el mapa político del gobierno nacional, en ese contexto, sostuvo que su objetivo desde el Congreso será no sólo insistir sobre la correcta distribución de la coparticipación federal de impuestos, sino que también sobre la participación en las decisiones referentes a las políticas públicas para las provincias.

“El misionero entendió que es el momento de instalar en el espectro nacional la defensa de los intereses de la provincia, y eso es lo que vamos a hacer”, enfatizó Wellbach, y remarcó que su labor en la Cámara de Diputados estará centrada en “temas muy sensibles e importantes para nuestra población, que tienen que ver con la reivindicación económica, fundamentalmente en lo que respecta a la coparticipación y a la toma de decisiones”.

 

Ud. sostiene que no sólo va por la coparticipación, sino también porque la Nación integre a las provincias, y por ende a Misiones, en una mesa de toma de decisiones, ¿qué implica esto?

Claramente que vamos a seguir peleando por una mejor y correcta distribución de la coparticipación federal de impuestos, pero también vamos a ir a instalar la necesidad de que la Nación incorpore a las provincias en las tomas de decisiones sobre las políticas públicas que después tenemos que adoptar en cada jurisdicción.

Por ejemplo, si vemos las últimas reglamentaciones dispuestas por el Gobierno nacional para el comercio encontramos que a todas las cuestiones burocráticas que impiden el funcionamiento tanto del sector público como del privado, implementan nuevas restricciones o modificaciones, tanto portuarias como aduaneras, que sólo significan mayor entorpecimiento, lo que genera desánimo en algunos sectores porque cada vez se les exige mayores requisitos para poder funcionar y trabajar.

Abrir un negocio y tener que pasar por un sinnúmero de trámites y oficinas desalientan la inversión y al emprendedor, especialmente en los sectores de la pequeña y mediana empresa que no tienen el dinero ni el tiempo, y con esto se descapitalizan antes de empezar.

De esta manera, el micro, pequeño o mediano inversionista junta una platita para abrir su negocio y, al final, la termina gastando en todo el proceso burocrático, para cuando termina con los trámites ya no tiene espalda para poder sostener el negocio o la empresa que intenta establecer.

Es que al momento de pensar en determinadas políticas hay que analizar cómo van a afectar a las provincias y, por ende, a las economías regionales, y en este contexto Misiones tiene una realidad muy particular, justamente dada en gran parte por su situación geográfica.

Por otra parte, este tipo de restricciones impide además que desde el Estado provincial se puedan tomar decisiones importantes, y eso es uno de los aspectos que vamos a ir a poner en la mesa de discusión.

 

Respecto a los recortes en distintas áreas (productivas y sanitarias), como el atraso en los pagos a otras (como el tabaco o a los docentes), por parte de la Nación, y que lo afronta la Provincia, ¿pueden llegar a comprometer las arcas provinciales?

El escenario se torna muy complejo para el Gobierno provincial. Por eso insisto en la toma de decisiones, nosotros queremos trabajar con los recursos propios y con los de Nación, pero no con fondos que vienen designados a determinados programas y que luego se dificulta de sobremanera el llevar un control real de los montos asignados, y tenemos que hacer el seguimiento porque cuando a la Nación se le ocurre cortar con ese programa o se atrasa en los desembolsos, tenemos que afrontarlo nosotros para evitar el impacto negativo en los misioneros.

Pero esto también nos lleva a que cada semana se debe hacer un reclamo distinto a la Nación y por distintas áreas, ante funcionarios que no son electos por la gente y que deciden sobre los recursos y las políticas públicas de las provincias.

Las prioridades las debe enmarcar el gobernador y no alguien desde un escritorio en la Nación sin conocer tampoco nuestra propia realidad.

 

Varios días después de las elecciones, y con el resultado ya analizado, ¿qué debe hacer la Renovación para recuperar los distritos en los que no pudo predominar?

Lo primero que tenemos muy claro es que la palabra del misionero es sagrada, y así como nos volvió a depositar la confianza al proclamar en las urnas que el Frente Renovador gane la elección, también vemos que votó de distinta forma y lo dividió en tres partes con distinto grado de participación, es la forma de expresarse y en la que se entiende la democracia, en la cual ya no creo que se den las grandes concentraciones de sufragios en un solo partido, como ocurría años atrás.

Ahora bien, lo que tenemos más claro aún todavía desde la Renovación y desde el Gobierno provincial es que lo que se debe corregir no es función de ganar elecciones, sino pensando en que el ciudadano, el misionero, esté cada vez mejor. Por eso nuestra prioridad siempre es hacer, mejorar, y seguir haciendo cada vez mejor las cosas, no por un voto, sino por el bien de nuestro pueblo misionero.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − dieciocho =