La inflación que mide la CGT roza el 26% anual y supera a la mayoría de los acuerdos paritarios

Según el último informe del Observatorio de Datos Estadísticos (ODE) de la central obrera, la inflación de noviembre fue de 2,18%, lo que revela un incremento de precios anualizado de 25,92%.

La CGT informó que el mes pasado las canastas básicas alimentaria y total se encarecieron 1,71%. «Un adulto para no ser indigente necesita un ingreso por mes de $ 2.325,15 ($ 76,44 por día)», resaltó el estudio, mientras que el mismo adulto para no ser pobre necesita $ 5.376,13, o $ 176,74 por día.

El ODE agregó que una familia compuesta por dos mayores y dos menores necesita $ 7.254,26 por mes para no ser indigente y $ 16.318,55 para no caer en la pobreza. Equivale a $ 238,49 y $ 536,50 por día, respectivamente.

Estos datos dejaron en offside a los gremialistas que a fines de 2016 o principios del 2017 sellaron acuerdos salariales en línea con la meta oficialista del 22% al 24%, por debajo del 26% que en noviembre estimó la CGT. Previsibles, algunos, para evitar un retroceso en los bolsillos de los trabajadores incluyeron cláusulas gatillo o firmaron paritarias semestrales o por tres meses. Con un diciembre que promete más aumentos por otra oleada de tarifazos en los servicios públicos, la mayoría de los sindicatos podrían verse afectados y resignar la ansiada recompensación salarial.

La Unión Informática logró 25%, Dragado y Balizamiento 24,74%, la Bancaria 24,3% y la UOM 23%, que según calcularon los metalúrgicos llegaría al 25% por arrastre. El gremio de Sanidad, que involucra a todos los trabajadores de centros asistenciales de la salud, hospitales, clínicas, sanatorios y geriátricos, firmó una suba de 22% en dos tramos. Los panaderos recibieron 12% de marzo a agosto, 8% desde septiembre y tres pagos de $ 1.500 para el verano. La Uocra, los encargados de edificios del Suterh, los judiciales de la UEJN y los colectiveros de la UTA aceptaron 21% por un año.

Los estatales y municipales bonaerenses rubricaron 18% en cuatro tramos con cláusula gatillo, mientras que UPCN a nivel nacional cerró 20% en tres cuotas y un extra por presentismo. Ese mismo porcentaje acordaron Comercio, uno los primeros en seguir la pauta oficial, los trabajadores de las estaciones de servicio, garajes y lavaderos, los petroleros y los empleados del rubro plástico. Los principales gremios portuarios pactaron con el Ministerio de Transporte 18%, en cuatro tramos, de enero al 31 de diciembre próximo.

Los que se «salvaron» del golpe inflacionario fueron los aeronavegantes de Juan Pablo Brey, que acordaron con Latam 44% de incremento en enero pasado; los empleados del seguro, con 35%; los aceiteros, que para 2017 obtuvieron 31,6%; los docentes de Suteba, que acumularon 27%, y la Federación de la Carne, que llegó al límite de 26%, al igual que los profesores universitarios de la Conadu. Maestros correntinos y neuquinos también superaron la barrera del poder adquisitivo, con 35% y 31%, respectivamente. Los camioneros acordaron 25% en tres cuotas hasta marzo 2018, que por el efecto acumulativo alcanzará 26,3%.

En Azopardo 802 creen que estos índices reflejan la pura realidad. Por eso, desde algunas semanas ya pusieron en marcha mecanismos para el cobro de bonos de fin año, plus salarial o refuerzos paritarios.

Fuente: Agencia Federal de Noticias (DERF).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + ocho =