En operativos en conjunto se logra detener a cazadores furtivos en la Zona Norte de la provincia

El pasado 4 de mayo siendo las 22 horas, Guardaparques del Parque Urugua-í en conjunto con Gendarmeria Nacional Sección San Antonio realizan un patrullaje por la zona de Deseado y María Soledad, donde sorprenden a dos cazadores furtivos los cuales se dan a la fuga dejando en el lugar armas de fuego y las presas cobradas.

Continuando con la patrulla ya del día 5 de mayo, siendo las 08:00, los Guardaparques del Parque Urugua-í en conjunto con lo Guardaparques del Parque Provincial Horacio Foerster, con el apoyo de Fundación Vida Silvestre Argentina para la conservación del Yaguareté, realizan una patrulla para la prevención de la caza furtiva. Integrando un grupo de cuatro integrantes recorren la zona denominado Paraje Yacutinga, lindante al Parque Provincial Urugua-í, donde anteriormente se había detectado indicios de cacería y también denuncias anónimas a la línea de Compromiso Ambiental sobre cacería. Al llegar a la zona se detectan rastros reciente de personas, siguiendo los mismos y ya en el Parque Urugua-í se sorprende a dos personas de sexo masculino, que al dar lados de alto una de estas se da a la fuga.

En el lugar la segunda persona obedece el pedido de los integrantes de la patrulla, asegurando el lugar y luego se rastrillan zonas circundantes y se puede dar con las armas de fuego quienes habrían sido arrojadas al monte al momento de percatarse de la presencia de los funcionarios ambientales. Se logra secuestrar dos escopetas, una calibre 28 y la otra calibre 32. Se procede a labrar las correspondientes actuaciones en el lugar y luego dando continuación al procedimiento se traslada al demorado al hospital de Comandante Andresito para obtener los certificados médicos correspondiente, para luego trasladarlo a la comisaría de esta misma localidad donde finalizando las actuaciones se lo puso a disposición de la justicia.

Ya en horas de la tarde del mismo día se reanuda la patrulla y en esta ocasión se recorre la zona circundante al Parque Provincial Horacio Foerster, más precisamente en cercanías al arroyo Coati, donde se monta un control de ruta sobre uno de los caminos vecinales. Cerca de las 19 horas se detiene un vehículo tipo tractor al que se le informa sobre el control que se estaba realizando en prevención de actos ilícitos y se observa en la parte trasera del tractor un arma de fuego, procediendo de inmediato a la captura de este elemento constatando qué se trataba de un escopeta de 2 Caños, calibre 20mm la cual estaba cargada y lista para disparar. Acto seguido se hace detener el motor del tractor haciendo que el conductor de sexo masculino descienda del rodado, informándole de la situación en que se encontraba; se procede a realizar las actuaciones correspondientes con el apoyo del comando Radio eléctrico de la localidad de Comandante Andresito, luego de finalizado las escrituras pertinentes se traslada a esta persona al hospital de la misma localidad y luego se lo deja disposición en la comisaría local.

Posteriormente la patrulla se dirige hacia la zona de la Península de Andresito luego de transitar uno de los caminos vecinales y un arteria interna a una propiedad se consigue acceder a la costa del Río Iguazú, a unos 500 metros aproximadamente del Parque Nacional Iguazú donde se observa un campamento, camioneta, motocicleta y un Zanelo, luego de reconocer el lugar se toma contacto con dos personas de sexo masculino que se encontraban en el lugar; ambos mayores de edad, luego de hablar con estos y  luego de inspeccionar el lugar se observa una pieza de la especie de Paca, fauna silvestre la cual estaba faenada,  haciendo luego una inspección más minuciosa se consigue hallar un rifle de aire comprimido modificado para calibre 22 y un proyectil calibre 22 mm. el cual habría sido utilizado para cazar la paca. En el lugar también se encuentra una chuza para pescar y a escasos metros en la costa del Rio Iguazú se encuentra amarrado un bote de madera de aproximadamente 4 metros con un motor y rabeta los cuales habrían sido utilizados para recorrer parte del Río Iguazú y efectuar la cacería de animales silvestres. Se procede a realizar la actuaciones pertinentes informando sobre la situación en que se encontraban los ciudadanos se secuestran en el lugar un rifle aire comprimido modificado a 22, una munición calibre 22, un ejemplar de paca faenado, y un motor con rabeta luego se procede a trasladar al infractor al hospital de comandante Andresito donde se consigue un certificado médico, trasladándolo luego a la comisaría de la misma localidad dejándolo a disposición de la misma.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − ocho =