Alumnos de Puerto Esperanza fabricaron mano robótica para una persona que sufrió un accidente laboral

Cuando la tecnología acerca y se pone al servicio, pasan estas cosas: estudiantes de la EPET 18 de Puerto Esperanza fueron los protagonistas, tuvieron la idea de fabricar una mano robótica para un trabajador que hace 25 años no podía siquiera levantar un vaso, se trata de Fulgencio Sanabria, de Puerto Leoni, quien había perdido la mano en un accidente laboral.

“Estamos emocionados, hay que hacer algunos ajustes. Fue idea de los chicos ocupar los conocimientos, los recursos en beneficio de quien más lo necesita”, dijo Edgardo Doberstein, profesor de electrónica del mencionado establecimiento educativo.

Los estudiantes de quinto año de la EPET 18 de Puerto Esperanza, junto a su profesor (Doberstein), vienen trabajando en distintos proyectos y participando de la Feria de Ciencias local, zonal y ahora llegaron a la instancia provincial.

En el aula de ese quinto año surgió la inquietud, según lo relato el docente, de hacer una impresora 3 D (tres dimensiones), y así comenzaron a elaborar las piezas (con el apoyo por parte de un empresario local).

Pero el planteo de los alumnos fue comenzar a hacer impresiones de piezas que sirvan a los demás, así surge la idea de hacer una mano robótica. “Ellos tuvieron la iniciativa de imprimir algo que ayude a los demás, entonces primero hicieron un dedo, una especie de Ortosis, higiénico y de plástico para ayudar a quienes no tenían un dedo, también una pinza en palmas de manos, para poner vasos para las personas que sufren de artrosis”, contó el profesor.

En este sentido dijo que luego de salir en varios medios, donde se expuso el trabajo de sus alumnos, una señora de Puerto Leoni se comunicó con ellos para felicitarlos y contarles que su esposo había perdido una mano en un accidente laboral. “Sin dudarlo los alumnos se pusieron a idear y hacer la mano, tomaron las medidas, se imprimió… fuimos y probamos la mano, nos emocionamos cuando vimos que este señor luego de 25 años pudo tomar de nuevo un vaso, un paquete de yerba, un mate. Fue gratificante para mí y los chicos”, contó.

Este fin de semana estarán en la Feria de Ciencias Provincial. Allí Mauro, Facundo, Belén, Melanie, y otros más, junto al profesor Doberstein estarán participando y contando esta experiencia, esta manera que tienen los alumnos de mostrar como la Educación construye y el conocimiento nos acerca.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + uno =